En Tiempos de Aletheia

GUERRILLA GIRLS Y LA PRESENCIA DE LAS MINORÍAS EN LOS MUSEOS DE ARTE

Guerrilla Girls son un colectivo anónimo de mujeres artistas de distintas edades, procedencias y orientaciones sexuales. En sus apariciones en público visten máscaras de gorila inspiradas en King Kong, además utilizan nombres de artistas y escritoras fallecidas, como Frida Kahlo, Eva Hesse, Alice Neel o Paula Modersohn-Becker dando así a conocer sus logros.

Su histoira comienza en 1985 en una exposición del MoMA en la que de 169 artistas solo 13 eran mujeres, su acción fue la de manifestarse contra esta desigualdad en la puerta del museo. Esa fue la primera de sus múltiples manifestaciones en contra del machismo y el racismo.

Su reclamo no es que el 50% de una exposición sea femenino o de color, su actuación es de simple denuncia de que ni siquiera suele llegar al 10-20%. Su pretensión es que los museos hagan un recorrido histórico real del panorama artístico tanto actual como pasado, incluyendo la labor y trabajo de las minorías.

En la actualidad siguen operativas, pueden consultar las actividades que han llevado a cabo y las propuestas para los próximos meses en su sitio web:

 

https://www.guerrillagirls.com/

 

A continuación les mostramos la traducción de un cartel del año 1988:

 

Las ventajas de ser una mujer artista

  • Trabajar sin la presión del éxito.
  • No tener que estar en shows con hombres.
  • Tener una vía de escape del mundo del arte ocn tus otros 4 trabajos de autónoma.
  • Saber que tu carrera pueda ser reconocida después de que tengas 80 años.
  • Tener la seguridad de que cualquier tipo de arte que hagas será etiquetado como femenino.
  • No quedar atrapada en el puesto de profesor titular.
  • Ver tus ideas vivas en el trabajo de otros.
  • Tener la oportunidad de elegir entre carrera profesional y maternidad.
  • No tener que atragantarme con esos grandes puros o pintar con trajes italianos.
  • Tener más tiempo para trabajar cuando tu pareja te deja por alguien más joven.
  • Ser incluida en revisiones de la Historia del Arte.
  • No tener que pasar por la situación embarazosa de ser llamado un genio.
  • Tomar tu foto en las revistas de arte vistiendo un traje de gorila.

 

Deja un comentario