En Tiempos de Aletheia

Enheduanna: la primera autora de la Historia

Si nos remontamos al siglo XXX a.C, la escritura empezaba a surgir paralelamente en las primeras grandes civilizaciones humanas: la egipcia y la mesopotámica. Los primeros textos conocidos, no literarios, se escribieron en tablillas de barro en lengua sumeria. La escritura de estas tablillas, conocida como “cuneiforme”, en principio estaba basada en imágenes que representaban objetos y animales, yendo desarrollándose, con el tiempo, un sistema más sofisticado basado en la fonética y la semántica (conceptos y significados).

A partir del siglo LX a.C, los sumerios fundaron las primeras grandes ciudades mesopotámicas, entre las cuencas de los ríos Éufrates y Tigris, entre las que podemos destacar Eridú (fundada 5400 a.C.), Uruk (fundada 4500 a.C.), Ur o Urim, fundada  4000 años a.C., de tal manera que, para el 2900 a.C,. se calcula que había unas treitna ciudades-estado en Sumeria.

Allí vivió la princesa y sacerdotisa acadia Enheduanna, hija del rey acadio Sargón I, el cual conquistó y unificó las ciudades de la Alta y la Baja Mesopotamia, nombrando a su hija Suma Sacerdotisa del Dios-Luna Nann en la ciudad de Ur (actualmente, sur de Irak), una de las más importantes del imperio. El nombre de la sacerdotisa nos ha llegado como Enheduanna, En-hedu-ana y En HeduAnna, cuya traducción literal significa Suma Sacerdotisa, Ornamento del Cielo, lo que se puede interpretar como “luna”.

Si bien existían producciones escritas anteriores a la princesa, todas ellas eran anónimas. Enedhuanna fue la primera persona conocida en la Historia de la Humanidad en firmar sus producciones artístico-culturales.

Cuando Enheduanna escribió sus poemas, himnos y escritos en prosa, habían pasado más de 1.000 años desde el nacimiento de la escritura cuneiforme, pero ninguna de las tablillas originales se han conservado, disponiéndose solo de las reproducciones babilónicas. Sus escritos abarcaban diferentes temas: religiosos, autobiográficos e incluso científicos de observación de fenómenos astrológicos.

La “Exaltación de Inanna”, un poema de 154 líneas dirigido a la diosa Inanna, diosa de la naturaleza, la fertilidad, el amor, la sexualidad y la guerra, fue escrito tras su expulsión del templo tras la rebelión de Lugal-Ane contra el reinado de Naram-Sim  quien usurpó el poder de la ciudad de Ur y de Uruk, pero el cual fue posteriormente vencido y asesinado. Enheduanna ruega ayuda y poder a la diosa Inanna para recuperar su lugar, y en la última parte del poema se identifica con ella fundiéndose en un solo ser entre el cielo y la tierra, fuente de inspiración y creación.

En las excavaciones de templos y ciudades se han encontrado pruebas arqueológicas de la existencia de Enheduanna, quedando así su historia probada y consensuada por la comunidad científica, como también hay consenso en darle y mantener su título de primera autora conocida de la Historia.

Es decir, la primera escritora oficial de la Historia fue una mujer, aristócrata y con cargo político que, además, dejó por escrito reflexiones sobre el proceso de producción artístico al que se dedicaba, dando prueba de una conciencia y una voluntad de permanecer a través del tiempo. Mujeres, continuemos su legado.

Deja un comentario