En Tiempos de Aletheia

El descubrimiento del aprendizaje

Todo proceso de aprendizaje es un proceso de descubrimiento. El aprendiz o alumno encuentra ante sí una luminosidad que lo lleva a descubrir que puede hacerlo, que puede aprenderlo, que es capaz de adquirir ese conocimiento.

El misterio escondido en nuestro interior, la magia de lo que somos y podemos llegar a hacer, se desvela a través del proceso de todo aprendizaje. Somos alumnos durante toda la vida porque en todo momento tenemos algo que desvelar de todo lo que somos.

Pero, como todo proceso, está basado en la dualidad del error y el acierto. En realidad, ambos forman parte del equilibrio. Ambos son necesarios. Y, aunque nos parezca absurdo o inverosímil, incluso incomprensible, ambos pertenecen a la línea de sujeción y del proceso evolutivo de todo proceso de aprendizaje. Como dos amantes, el error y el acierto se necesitan.

Tendríamos que aprender y practicar que no pasa nada cuando en todo proceso de aprendizaje nos equivocamos, erramos o nos caemos. No pasa nada, lo intentas nuevamente. Vuelves a soñar, vuelves a intentarlo. No pasa nada, nada ni nadie te mira con la suficiente importancia para hacerte desistir si en verdad es realmente importante para ti; solo tú te miras y te condenas.

El proceso de todo aprendizaje es el desvelamiento del misterio que llevamos dentro: todo lo que somos.

Deja un comentario