En Tiempos de Aletheia

Náufragos de nuestra propia realidad

La realidad es todo lo que aceptamos como versión o perspectiva propia. Todo lo que deducimos, imaginamos, soñamos. Todo lo que sucede en nuestra mente.

Ocurre todo el tiempo. La mente emite su propia diagnosis de todo lo que le rodea y, a partir de ahí, ello estructura su particular verdad, los sueños que la acompañan, los futuros imaginados, lo deseado, los aromas, las sensaciones, las emociones, la valoración, la opinión. Todo confluye en una realidad propia.

Cada día, cada instante, la información y los datos conforman el conglomerado cerebral. Idénticos datos e idéntica información en diferentes seres humanos trazan realidades distintas debido a la estructura de información y a la perspectiva acumulada con antelación.

Todo tiembla. Nada es completamente real. Existen dosis suficientes de incertidumbre, de error y de ignorancia. Nadie sostiene ninguna visión completamente real; solo albergamos posicionamientos, versiones.

En el fondo, somos náufragos de nuestra propia realidad.