En Tiempos de Aletheia

EDITORIAL: MUTAMOS CON EL PASO DEL TIEMPO

Vamos llegando a todo presente con las sombras y las heridas de toda experiencia vivida. En cada presente, de alguna manera, somos algo y alguien nuevo, mientras seguimos arrastrados por la rutina y la costumbre que no deja de empujar y adolecer el itinerario repetido.

Cada conversación, cada carcajada, cada lágrima, cada derrota, cada certeza, cada nuevo mañana, rasga y deteriora lo que somos, y en ello, al instante siguiente, perdemos algo de lo que fuimos y se nos adhiere algo que no esperábamos. Cada presente nos convida a la posibilidad, pero ya no miramos de igual manera que mirábamos ayer, y, probablemente, tampoco miremos bajo la misma perspectiva dentro de una semana.

Mutamos a cada instante. Dejamos de ser lo que fuimos y, en la mayoría de las ocasiones, olvidamos lo que quisimos ser. Como marionetas, la ciudad y el entramado de sus dictados propone nuestra próxima secuencia. No la impone, pero nos separa de las otras, nos aleja de forma democrática. Y eso hace que, erróneamente, creamos que decidimos nosotros. No es lo mismo tener que elegir, que poder elegir. En el verbo está el entramado.

Y es ahí, ante ese paisaje cotidiano, ante ese costumbrismo que nos ciega y deteriora que, poco a poco, bajo la modorra y la desgana, dejamos de ser lo que quisimos ser y vamos siendo lo que nunca pretendimos ser.

 

A continuación se puede leer o descargar la revista en formato pdf.

 

 

Deja un comentario