En Tiempos de Aletheia

Entrevista a Guillermo Gallardo y Luis Miguez

Guillermo Gallardo y Luis Míguez son los responsables de la vida y el carácter del libro Filosofía para todos. La Historia de las Ideas como nunca te la habían contado (Oberon, 2019), el cual está ya en su segunda edición y promete seguir editándose. Este mes hemos tenido el placer de poder conversar con ellos. Pero, primero, hágamos sus respectivas presentaciones.

Guillermo Gallardo es licenciado en Filosofía por la UCM y tiene un máster en Educación por la UCM. Es profesor de instituto, secretario de la Sociedad de Filosofía Aplicada y es el paciente administrador que con inteligencia y tino lleva los contenidos de SOFIA.

Luis Miguez inició asimismo estudios universitarios de Filosofía, aparcándolos para dedicarse de lleno a su verdadera pasión: el arte gráfico. Estudió en la Escuela de Arte nº10 de Madrid y realizó la maestría en Arte para Videojuegos por UTAD. Ha dibujado cómics, ilustrado libros de carácter  tanto infantil como juvenil, también juegos de rol y también se dedica a impartir charlas y talleres.

Ahora sí, vamos al lío.

 Ya en la Introducción, así de primeras, os marcáis un lema taoísta que reza: “Si no hayas lo que deseas hazlo tú mismo”. Me trajo inmediatamente a la memoria aquel proverbio, creo que es japonés, que dice que “Hay tres maneras de hacer una cosa: mandar a otro que lo haga, hacerlo tú mismo o prohibírselo a tus hijos”. ¿Crees que esta nueva contraviniente medida de intentar sacar la Filosofía de las aulas, este “prohibir” va a hacer que cada vez más ocurra como se ve está ocurriendo, que la Filosofía, más que nunca, parece estar de moda?

-Guillermo: Sí, la verdad es que en el Tao siempre está todo. A veces también la nada. Jejeje. Ya en serio, y respondiendo la primera pregunta, la verdad es que siempre pensamos, ya desde la facultad, que el estudio de la Filosofía de base estaba muy militarizada (unos pocos autores), y que faltaba un manual asequible que abarcara (si no todos) sí una mayor selección que las vacas sagradas del pensamiento. No los 10 o 12 autores de siempre, como se hace en el instituto, y en la mayoría de libros introductorios a la disciplina. Por supuesto existen muchos diccionarios y manuales muy sesudos y completos. Desde el escolástico Copleston al Ferrater Mora, pero no algo que tuviera una cierta rigurosidad de temas y autores, aunado a un formato atractivo, ameno y que no tirara para atrás. En este sentido, e influidos por la experiencia, tanto docente, como en las redes de Sociedad de Filosofía Aplicada, salió la idea de hacer un libro estilo cómic, muy visual y casi memético, para que todos los públicos pudieran introducirse en la Filosofía desde cero, de manera divertida y completa. Como tantas y tantas veces nos pedían cómo empezar a adentrarse en la Filosofía y, realmente, no conocíamos nada que cumpliera los requisitos que creíamos necesarios, decidimos hacerlo nosotros mismos. Ahora solo falta, continuando el koan japonés que tú nos marcas, que los padres no se lo prohíban a sus hijos.

Respecto a lo segundo, que es otra de las tesis y esperanzas del libro, y de la Asociación, pienso que sí. Como la Filosofía es algo sustancial al ser humano (pensar su mundo y su circunstancia), un torrente de necesidad, tiene que haber una relación proporcional. Si la Academia va relegando la Filosofía a algo residual, es natural que aparezca en otras formas más mundanas.

-Luis: Yo soy muy escéptico al respecto. Cuando nosotros éramos jóvenes, nadie parecía saber qué era la Filosofía. Hoy, directamente, se denosta sin mirarla dos veces, a ver qué es. De hecho, diría que este libro es nuestro intento de poner un granito de arena en la defensa de la filosofía como materia de estudio.

¿Cuál creéis que es el interés o la falta de cuál otro interés lleva a esta medida educacional de no querer enfrentar al estudiante corriente a la cuestión de la construcción de una conciencia lógica y crítica?

 -Guillermo: Sin duda, entrarán en juego diferentes factores. Entre ellos, sin duda, algo que atañe al relevo, en general, de todas la Humanidades: la búsqueda de un modelo menos práctico y más técnico o tecnificado (en el sentido más plenamente aristotélico de los términos). La educación prepara para que los individuos sean trabajadores, no ciudadanos. Y en este sentido enseña lo que van a necesitar para ser útiles, no para que sean personas social y personalmente bien formadas.

-Luis: Pero “útiles” a un sistema muy concreto, que es un mercado laboral puesto completamente al servicio de la gran empresa, y no de la sociedad, a la que le es útil la persona educada y con capacidad crítica, no solo “formada” en una función más o menos técnica. Mi visión es que, en cuanto a la Filosofía, hay una corriente de olvido y devaluación bastante interesada que cuajó en la época del Plan Bolonia y cuyas consecuencias empezamos a ver ahora.

En el libro encontramos desde mapas conceptuales de los tipos de pensamiento hasta retos filosóficos en plan guasones, ¿creéis que debería seguirse un modelo pedagógico más lúdico en las aulas para que no se atragante esta asignatura que parece o bien encanta o bien lleva al detesto?

-Guillermo: En parte sí, pero en parte no. Por lo dicho anteriormente, el libro recoge también esa necesidad de salir de la Academia, por cuanto esta sigue un modelo muy particular. Modelo que no necesariamente pretendíamos seguir, conscientes de sus limitaciones. Unas limitaciones que no son fáciles de superar hoy en día, y para las que, hoy día, en libro podría quedar algo intempestivo. Los memes, los chistes, los esquemas y la variedad de temas pueden no encajar bien en un currículum académico para un instituto. El libro puede servir como complemento para estudiantes de bachillerato, pero no nos olvidamos de que hay mucha gente de otros ámbitos que también desean, más allá de los estudios regulados, adentrarse en este fantástico y loco mundo de la filosofía.

-Luis: Hay quien nos ha comentado que le gustaría tenerlo, o haberlo tenido, de libro de texto, pero la verdad es que sería un desastre. ¿Cómo te examinarías? Nuestra idea es que sea un libro de lectura bastante libre, incluso de consulta. En ese sentido creo que la broma, y aún más la broma gráfica, ayudan mucho a la memoria. “¿Qué era eso que decía tal autor, que viene al caso en esto que se está hablando ahora?” Pues si recuerdas la caricatura, te será bastante fácil encontrar la referencia en el libro. “¿Cómo se titulaba ese libro que pensé que debo leerme?” Pues si te acuerdas del autor disfrazado de Súper Mario o de muñeco He-Man, seguramente se te haya quedado también el título. O, cómo mínimo, te será más fácil buscarlo. Y así todo.

¿Qué tiene este libro de Filosofía para que hable de una manera como nunca antes se había contado la Historia de las Ideas?

-Guillermo: Ante todo ese estilo que mencionabas guasón y desenfadado que citabas. Tan chocante, pero que tan bien ha funcionado en las redes durante años. La idea general, casi incrustada en el inconsciente colectivo, es que la filosofía es, si no oscura y pesimista (como se han empeñado sobre todos los autores de estos últimos siglos), por lo menos sí, seria y sesuda, sin un ápice de divertimento. Y siendo algo tan humano, “demasiado humano”, como lo es el pensar, era bastante triste (valga la paradoja) que nadie se hubiera planteado hacer una Historia de la Filosofía en la que se quitara el tópico típico de ser algo pesado y difícil, algo que casi pretendiera ser elitista y aburrido.

Las ilustraciones son dinámicas, alegres, atrevidas, incluso cínicas. ¿Creéis que es un impedimento para un libro de texto que sea tan agradable al sentido de la vista? (Lo es incluso al tacto, enhorabuena a la editora y a la maquetadora por la elección del formato.) Repito ¿es un impedimento?

-Guillermo: Quizá para su uso académico, pero no para su uso pedagógico más amplio. Más bien al contrario. Enfocado a estudios reglados siempre es necesario tener cierta formalidad, pero mirando a un público al que hay que atraer a un mundo de reflexión que también es suyo, y que no está interesado en pasar una serie de cursos o exámenes, no. Muy al contrario, como ya decía Platón, conocer es amar, y si no se puede hacer agradable y atractivo algo, es muy difícil que esto llegue a atraer y llegue a interesar.

Les volveremos a dar la enhorabuena, la verdad es que les hemos dado mucho trabajo, jejeje. Sobre todo a nuestra editora, que ha sido un apoyo y un oasis de ayuda y trabajo para sacar el libro.

 -Luis: “Incluso cínicas”, me encanta. Muchas gracias.

Hay un momento (cuando habláis de Parménides y Heráclito) en el que decíais que mucha filosofía ha consistido en buscar la conciliación a través de la razón de aporías (como las que plantean estos dos filósofos)…, ¿cuánto apostaríais que necesita este territorio (España) de esa búsqueda de conciliación de aporías como pueden ser las miradas políticas enfrentadas? Vamos que ¿cuánta falta hace la reflexión filosófica en un país de contrastes como es este?

-Guillermo: Bufff, mucha, mucha, mucha y mucha filosofía necesitamos aquí en la “piel del toro”. No olvidemos que estamos en el país de “las dos Españas”. Como decía Machado, “españolito que vienes al mundo te guarde dios, una de las dos Españas ha de helarte el corazón”.

-Luis: No sé si en otros países también pasa, pero yo llevo desde que era pequeño viendo cómo presentan como filósofos, en la tele, a personas que no lo son. Y últimamente incluso he visto usar en RRSS la palabra “filósofo” con ánimo despectivo. No digo más.

Aspasia de Mileto, Hipatía de  Alejandría, Hildegarda Von Bingen, Mary Astell (la primera feminista), Madama de Staël, Ayn Rand, Beavoir o Hannah Arendt en el temario, pero también un hilo cronológico en el que ilustráis a muchas más de cuya participación y obra no se habla, pero que habéis querido conmemorar con un álbum de dibujos. Decid, decid, ¿se están removiendo suficientemente las tierras que enlosan a estas figuras filosóficas? ¿Conseguiremos sacarlas suficientemente a la luz? Y, más allá, ¿conseguiremos libros como el que ha confeccionado Lola Cabrera en las aulas, en los que van de la mano filósofos y filósofas?

-Guillermo: El incluir a muchas pensadoras es otro de los motivos por el que estamos muy orgullosos, y por el que creemos poder decir que es una “Historia de la Filosofía como no la habían contado”. Faltaba un recorrido por las ideas que las tuviera en cuenta tanto como a los pensadores masculinos. Y en ese sentido, hemos querido poner nuestro granito de arena. Por justicia a las mujeres, y por justicia a la misma filosofía, que se queda coja sin tantas y tantas pensadoras brillantes que hicieron e innovaron en su historia (pues no hay que olvidar que “filosofía” lleva nombre de mujer). Un pequeño paso, como el que también ha hecho Lola Cabrera, con su estupendo trabajo para profesores (a la que por cierto hemos podido entrevistar para nuestra web gracias a ti). Con todo, nos quedamos con las ganas de dar un pasito más, y ya andamos pergeñando una segunda parte de este libro, una Historia de la Filosofía, de la misma filosofía, ampliando temas clásicos y corrientes que se nos quedaron en el tintero, desde las filósofas. Que las hubo, y muchas, y muy importantes, en todas las épocas. Mal que la tradición y la Historia se lo puso muy difícil y las trató de olvidar.

Vais ya por la segunda edición, ¿qué cabe esperar ahora? ¿Seguir reeditando o queréis abrir nuevos folios en blanco para “pringaros” y “pringarnos” con más y otra filosofía?

-Guillermo: De momento seguiremos pringando y pringándonos un poco más, jejeje. Según nos han comentado desde la editorial, no tardará en salir la tercera edición. Y ya andamos enfrascados en esa Historia de la Filosofía desde las filósofas que te comentaba. Con un poco de suerte coincidirá la tercera edición con la primera de la segunda parte en clave de pensadoras.

-Luis: Como dice Guillermo, ya estamos trabajando en nuevas propuestas. Por ahora en ese nuevo proyecto, para el que estamos contando con bastante ayuda y en cuyo desarrollo nos pillas enzarzados, pero aquí, mi compañero, tiene más ideas en cartera. Menudo es…

Ahora, para despedirme, me pringo yo y os agradezco ese pequeño apartado sobre el anarquismo, jejeje, ¡salud, compañeros!

-Guillermo: Salud y saludos, que diría encantada Emma Goldman.

-Luis: Salud, y gracias.

 

 

Deja un comentario