En Tiempos de Aletheia

EL PAPEL DEL INTELECTUAL EN LA SOCIEDAD

La mayoría de las revoluciones que tuvieron lugar en el mundo se avanzaron en su verdadera realidad sobre bases espontáneas, como la Revolución Francesa, cuya fuente fueron el hambre y la injusticia. Algunas están organizadas, como la Revolución de Egipto, después de que el pueblo sintió que estaba rodeado por restricciones muy lejos de la humanidad o de la libertad. Pero hasta las revoluciones espontáneas tomaron rápidamente pasos correctos en la dirección “recta” y se convirtieron en una organización dirigida por intelectuales que trazaron su camino en asociación con otros.

 

La civilización o la elevación de la moralidad del país se limita a ciertas clases de la sociedad: “el pastor”, y el pueblo que depende de la gestión de sus asuntos sociales, de vida y culturales, cuyo papel es muy importante en las sociedades pobres o que casi no tienen régimen. El “pastor” generalmente se cuenta entre la clase de intelectuales, reformadores sociales o pensadores.

 

Debido a que (la sensibilidad) es el carácter de los intelectuales, algunos tratan de escapar cuando se sienten acompañados por la “alienación del alma”. En vano continúan buscándose a sí mismos, emigraron bajo otros pretextos, pero la verdadera razón es que no pudieron convenirse con su comunidad y decidieron desertar.

 

Y desde su soledad, que puede estar en otros países y lugares distantes, el “pastor” desempeña su papel y comienza a desarrollar un nuevo diccionario para su vida y su sociedad a través de la plena conciencia del estado de la sociedad aquella que a él no lo abandonó.

 

Deja un comentario