En Tiempos de Aletheia

CRUZANDO ABBEY ROAD.

Me imagino que mi interés por los pasos de peatones tiene mucho que ver con la mítica portada del disco de los Beatles Abbey Road, en que se ven los cuatro de Liverpool cruzando en fila india un paso de peatones. Dice mucho de nosotros la manera de comportarnos delante de las rayitas blancas. (No seáis mal pensados). Si vamos conduciendo y paramos poco a poco, si frenamos bruscamente en el último momento, si nos despistamos y atropellamos, aunque sólo sea psicológicamente a algún peatón despistado. Y por supuesto, la forma en que como peatones nos enfrentamos a ellos, si entramos bruscamente (me sigo refiriendo a los pasos de peatones), o si esperamos a que los coches se detengan, si pasamos rápidamente o vamos con nuestra santa pachorra, aunque haya fila de coches impacientes. Pero sobre todo creo que hay algo de mágico y poético, valga la redundancia, en cruzar los pasos de peatones como quien cruza el río incesante de la vida, confirmando que este río circula en varias direcciones, y al otro lado de este puente blanco puede esperarnos la rutina o algo totalmente inesperado que nos devuelva el amor por el río de la vida.

Deja un comentario